lunes, 3 de julio de 2017

~ Bilogía Sofía ~

~ La magia de ser Sofía ~ La magia de ser nosotros ~

★ Elísabet Benavent ★



~ Sinopsis ~

La magia de ser Sofía:

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría.
Sofía trabaja allí como camarera y es feliz.
Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia.
Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.
Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café...
...o tal vez por el destino.
Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.

La magia de ser nosotros:

Sofía intenta seguir adelante... pero nada es lo mismo sin Héctor.
Sofía siente que se traiciona cuando un nuevo futuro se cuela en su vida.
Sofía enmudece al ver a Héctor en el Alejandría tras siete meses de silencio.
Héctor ha vuelto con un perdón en los labios y un hilo rojo como aliado.
Sofía y Héctor lucharán para volver a ser magia, pero ¿se puede mantener el amor sin renunciar a los sueños?


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

~ Opinión y sensaciones personales ~

Lo cierto es que con el poco tiempo libre que una tiene habitualmente, sumergirse en una lectura de más de mil páginas es, en mi caso, entregarle quince días de horas robadas al sueño y ratitos restados a los quehaceres de una mami trabajadora dentro y fuera de casa, pero que a su vez es lectora y necesita retroalimentarse con una de las vías de escape que más placer le otorgan normalmente. Así que, una vez tomada la decisión no se puede hacer más que cruzar deditos para que la elección de una obra de tal envergadura sea óptima y el valioso tiempo invertido sea grato y satisfactorio.

Pero claro, siempre puede uno poner en práctica algunos truquillos o sacarse de la manga un as bien guardado, como es “apostar sobre seguro”. Y en este caso, la elección de esta lectura ya contaba con todos esos pluses pues, aunque toda historia nueva a la que te enfrentes tiene margen de error y conlleva la posibilidad de que por muchas ganas que le tengas no termine cumpliendo expectativas, también es cierto que cuando te gustan las formas de un autor en sí, como que se entrega una más tranquila a la lectura.

Y precisamente algo así es lo que me ocurrió cuando decidí que mi siguiente lectura sería el último trabajo de Elísabet Benavent, ya que al leer la sinopsis algo me decía que ahí había una historia que podía gustarme. Y, llegados a este punto, no voy a dilatar mucho más mi veredicto: efectivamente, me ha gustado. Me ha gustado mucho. Qué porras, ¡me ha encantado!

No obstante, soy consciente de que cabe la posibilidad que esta historia, como he podido comprobar anteriormente con otros trabajos de esta autora, haya gente a la que no la vaya a convencer totalmente tras lo que ha venido siendo su proceso de creatividad (no he leído toda su obra, pero sí lo suficiente como para percibirlo) pues, por desgracia, hay muchos/as lectores que quieren leer (valga la redundancia) siempre lo mismo y pretenden que sus escritores favoritos así se lo concedan un trabajo tras otro. Pero, a mi humilde entender, eso es muy injusto para con ellos porque, en parte, sería como querer cortarle las alas a un pájaro por el simple hecho de que llegue un día en el que le apetezca volar en una dirección distinta a la habitual.


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Pues algo así como un cambio de aires es lo que me ha parecido a mí esta bilogía, de la cual os hablaré en conjunto porque es como yo la he experimentado. Como una novela única de principio a fin, sin parones, donde se nos cuenta la historia de Sofía y Héctor. Y del Alejandría. Dos personajes y un lugar. Personajes, por cierto, humanos, muy humanos. Y normales, totalmente normales y corrientes. Como tú, como yo. Pero a la vez especiales, muy especiales. También como tú y como yo. Tan especiales como el lugar donde se encuentran por primera vez, El café de Alejandría, que se ha ganado por sí mismo el derecho de que lo consideremos un personaje más. Por su presencia, por su carácter. En definitiva, por su magia.

La magia de ser Sofía y La magia de ser nosotros, es en conjunto una historia que nos recuerda algo que personalmente yo valoro mucho, y es que la magia de la vida, del amor y de lo que conocemos como felicidad radica normalmente en las pequeñas cosas. Y en quien las provoca. Sobre todo en quien las provoca. Y en quien es capaz de, a su vez, encontrarla en nosotros y hacerla brillar. Porque, en ocasiones, no sabemos que la tenemos y tan solo somos capaces de verla a través de lo que se refleja en los ojos de quien tenemos enfrente. De quien llega de puntillas, sin hacer ruido, sin exponerse demasiado, pero que sin proponérselo y sin pedir permiso va calando hondo en nuestra vida, en nuestro corazón, en nuestros sentimientos. Hasta inundarlo todo. Hasta ocupar todo un espacio que creías lleno de otras cosas, reemplazando el orden de una vida aparentemente establecida y dando prioridad a necesidades de las que casi ni se tenía conocimiento. La magia haciendo de las suyas, que diría Sofía. Esa magia a la que todos tenemos derecho y que cuando llega hay que hacerle un hueco y experimentarla. No pensarla mi meditarla, tan solo vivirla.

Pero a la realidad le gusta mostrarse como una compañera de viaje detestable y envidiosa que se empeña en imponerse y decir “hola, estoy aquí…” cuando los sueños están a un paso de culminar. Cuando casi se acarician con las yemas de los dedos. Cuando más confiados estamos. Cuando más invencibles nos sentimos. La vida es así, no importa cuánto anhelemos algo o cuántos planes tengamos trazados. Ella manda, y si sus propósitos no coinciden con los nuestros, no hay nada que hacer. Ella marca los tempos sin dejarse amedrentar por nada, por nadie. Ni tan siquiera por la magia que nos rodea.

Pero… ¿habrá algo que pueda contrarrestarla? ¿La esperanza? ¿La constancia? ¿La fe? ¿El amor verdadero...? Yo ya lo sé, y estoy segura de que Sofía y Héctor están deseando haceos partícipes a vosotr@s también de la conclusión a la que han llegado.

Como os adelantaba antes, sí, a mí me ha gustado mucho esta historia y, precisamente me ha gustado por lo poco convencional y realista que me ha resultado si la comparamos con cualquier otra de corte más clásico, más previsible, más rosa. Y me ha gustado porque la vida real aparece por todas partes en esta historia, reflejando todo lo bonito que en ella habita, dando voz a todas esas pequeñas cosas capaces de llenarnos el alma, de hacernos soñar y suspirar, a la vez que también nos muestra la debilidad del ser humano, su vulnerabilidad, sus errores y el sufrimiento que nos ocasiona saber en nuestro fuero interno que, quizá, no estemos actuando todo lo bien que debiéramos… Pero como dice ese antiguo tema que casi todos conocemos “Cuando el amor llega así de esa manera, uno no tiene la culpa… Quererse no tiene horario ni fecha en el calendario cuando las ganas se juntan…”


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Y, sobre todo, me ha gustado por algo que viene siendo una constante en la pluma de esta autora y es que me ha convencido lo que me cuenta; y me ha convencido porque esta mujer tiene la capacidad de relatar sus historias de una manera que consigue crear un clima de intimidad entre sus protagonistas y el lector que es una auténtica maravilla, abriendo un canal de comunicación donde la voz de los personajes llega directamente al oído de cada persona que se sumerge en la historia, generando por tanto un afinidad y una cercanía que, personalmente, he agradecido mucho pues acabo con la valiosa sensación de que me ha contado todo lo sucedido exclusivamente a mí, sintiéndome sumamente privilegiada por ello. Y apostaría a que a vosotros os pasará lo mismo.

Por otro lado, y como de costumbre, me maravilla la intensidad que Elísabet Benavent le imprime a sus trabajos fascinándome lo muy fino que hila en el tema emocional, desgranando poco a poco y con gran fluidez, todas las etapas de la historia, dándole a cada fase el tiempo y la profundidad que necesita para reflejar fielmente y con maestría la multitud de sentimientos y situaciones que experimentan los personajes en cada una de las vivencias que les toca experimentar, dotándolos de argumentos totalmente plausibles en la vida real para actuar y tomar las decisiones que van marcando el futuro que les espera; unas veces más acertadas, otras veces menos... Y es que no lo puedo remediar, me encantan los personajes del corte de Sofía y de Héctor (ay, Héctor, Héctor… Ese extremeño con pinta de leñador noruego, uff… Tan lindo, tan humano… Vistoso, muy vistoso… Y es que, claro, poniéndole la facha de Michiel Huisman, ay, omá...¡Me lo tengo que comer!), personajes llenos de dudas y de necesidades, alejados por completo de prototipos  en plan “machoman” o “perfectgirl”, cabezotas a ratos, indecisos, que meterán la pata una o mil veces, pero que siempre lo harán desde el corazón. Y llegados a este punto no puedo dejar de mencionar a los secundarios, pues todos y cada uno de ellos hacen una maravillosa aportación a la historia provocando momentos  sublimes que han resultado aire fresco en los momentos que la trama se encontraba en su punto de mayor intensidad. Y de entre todos ellos, por supuestísimo, me quedo con Oliver, pues me ha encantado esa relación de mejor amigo de Sofía y los parámetros en los que se mueven porque ¿quién no ha tenido un amigo/a al que en más de una ocasión (¡y de cien!) has querido romperle algo en la cabeza por sacarte de quicio constantemente y, sin embargo, saber a ciencia cierta y demostrado con hechos, que en las duras siempre va a estar ahí como hombro en el que apoyarse y llorar, y dispuesto a decirte las verdades del barquero o partirle la cara a alguien si hiciera falta, sin tener que reclamarlo? Pues por eso mismo, y aunque yo misma le habría dado un cachiporrazo en alguna ocasión, le reservo un huequito en mi memoria para los secundarios que se lo merecen por hacerme reír y querer achucharlo tanto como querer atizarle.. ¡con todo el cariño!. En definitiva, historias de sentimientos con personajes humanos, que justo lo que más me gusta a mí.

Ahora bien, si hay algo que tuviera que señalar en el plano negativo, y siendo totalmente franca, como con el resto de mi opinión, tendría que admitir que para mi gusto a la totalidad de la historia (o sea, el conjunto de la bilogía) le han sobrado unas cien paginillas, pues aunque estoy segura que la autora no estará de acuerdo conmigo (lógicamente, jajjaja), creo que hay algunos momentos que podrían haberse sintetizado un poco, así como otros aligerado y hubiera quedado igual de bien. Y es un punto que he observado en más de uno de sus trabajos, no obstante, insisto, es una percepción totalmente personal y que no tiene por qué manifestarse en el caso del resto de los lectores.   

Resumiendo, (que lo mío también es más largo que un día sin pan… jajjaja ¡Pero la culpa es de l@s autor@s que escriben historias fantásticas como esta y que tienen muchas cosas que comentar! Jiijiiijii) que una vez más, y va pleno en todos los trabajos que le he leído hasta ahora, recomiendo mucho este último trabajo hasta la fecha de Elísabet Benavent, pues si como servidora, disfrutas de las historias intensas donde el bagaje emocional y sentimental soporte el peso de la historia en sí, donde se muestren tanto las luces como las sobras de los personajes y que esté relatado hábilmente con un una jerga y unas maneras muy actuales, sin duda, disfrutarás tanto como yo de La magia de ser Sofía y de La magia de ser nosotros, así que anímate y dale una oportunidad a la historia de Sofía y Héctor, pues estoy segura que, sin lugar a dudas, te robarán un trocito de corazón.

Y como siempre, mil gracias por pasar por este humilde rinconcito y dedicar unos minutillos de vuestro valioso tiempo a conocer la opinión de esta novelera.

Feliz lectura, noveleros ♡


Val

~ Leap year ~

TENÍAS QUE SER TÚ 




Hoy os traigo una película del 2010 que vi en su momento y que, por cosas del cosmos, he deseado volver a ver para saciar una parte de mí que grita fuerte en mi interior... Y, creo que no me equivoco cuando afirmo que, si os pasa un tercio de lo que siento yo con todo lo que envuelve Irlanda, esta película de comedia romántica se abrirá hueco por el caminito de vuestros corazoncitos. ¡Teñidos de verde para esta fabulosa ocasión! 
Divertida, fresca, amena y con personajes característicos con los que o bien podremos identificarnos o bien podremos sentir en piel. 

"Una joven enamorada (Amy Adams) va a Dublín para pedirle a su novio que se case con ella. Lo hará siguiendo una tradición irlandesa, según la cual solo un día cada cuatro años -el 29 de febrero- una mujer puede proponer matrimonio a su novio con la certeza de que no será rechazada. Sin embargo, durante el viaje, una circunstancia imprevista la obligará a pedir ayuda a un rudo mesonero irlandés (Matthew Goode) con el que tendrá que caminar campo a través si quiere llegar a tiempo para hacer su propuesta de matrimonio". 
(FILMAFFINITY)



Al igual que mi maravillosa íbiri con sus reseñas, intento no destriparos más de lo que puedo contaros de las películas que me surge recomendaros. A menudo es difícil, porque mucha de la magia reside en el estado anímico con el que recibimos lo que vemos. Por eso os pido que mantengáis siempre una postura abierta, dispuesta a descubrir lo que sea a través del cine y la pantalla. En este caso, creo que no os será demasiado difícil, porque los personajes son de aquellos que se hacen de rogar, que desesperan tanto como atraen. Claro que esa es mi opinión, por supuesto. Quizá a alguno os da por querer zarandear a más de uno... ¡y lo respeto! 

Pese a la sinopsis proporcionada por FILMAFFINITY, os cuento lo siguiente. Anna, que trabaja como decoradora en Boston, descubriendo que su novio no parece dar el paso, decide seguir una tradición irlandesa y viajar hasta el precioso país para, un veintinueve de febrero, proponer ella el matrimonio. Su intención se ve turbada, no obstante, por los inconvenientes de un viaje espontáneo, impulsivo y lleno de circunstancias made in Ireland. Por no hablar, quizá de la aparición de Declan, un joven muy irlandés que, a la mínima ocasión, aprovecha para burlarse de las costumbres y la torpeza de la protagonista. Será el encargado, sin embargo, de ayudarla (aunque por motivos e intereses propios) para que, desde ese pueblito perdido del país, llegue hasta Dublín. 
Y no os digo más. ¡Que es un viaje lleno de situaciones que os harán, como poco, sonreír! Al menos es así en mi caso... ¡que la vuelvo a ver! 


Ah... 
No tiene pérdida. Quiero creer que las malas críticas de FILMAFFINITY, las cuales no voy a incluir porque considero que no le hacen realmente justicia, están basadas en detalles ajenos a los protagonistas. Porque, desde mi humilde punto de vista, el encanto que éstos proyectan en la gran pantalla... o los mismísimos parajes de la tan bonita Éire, es innegable. Solo por eso... la película es bella (y a todos nos gusta una moderada dosis de tópicos). Creo, además, que es de esos films por los que te enamoras de lo sencillo. Donde descubres que el amor, la pasión o el deseo se reduce a mucho más que expectativas, comodidad y costumbre. Me gusta precisamente porque rompe algunos esquemas en ese sentido. 

¡Y me he reído!  La torpeza de Anna, que es lo que empuja a Declan a ser un adorable pijotero que se burla de ello, provoca unas situaciones que arrancan la sonrisa. ¡Merecen ser vistas! 

Debo decir que... Ay, no sé si decirlo. Va, sí. No, no. Igual no queréis. Pero. Ay, si no lo digo reviento. Vale, va, me animo. ¡No lo toméis como spoiler! Ay, no sé... ¿Mejor os doy una pista? Bueno, va, digo sin decir...




Para mí, esta película... tiene una escena que es tan formidable como memorable. De esas que revuelven las tripas con el aleteo de maravillosas mariposas y que, después, lentamente, arrancan un suspiro... Y solo diré que hay una mesa de por medio. Créedme que con eso digo poco. 

La mordaz lengua de Declan, la inocencia  de Anna, los piques en los que se ven envueltos por su carácter; el esfuerzo y empeño de ella, la honestidad y todos esos sentimientos guardados de él... Pues qué queréis que os diga. Yo me he enamorado, cómo para no hacerlo, vamos. 
Emprenden un viaje lleno de aventurados infortunios que traen consigo el despertar de un callado cariño. ¡Y qué decir de los clichés irlandeses que,  lejos de estar trillados, dotan la película de un particular tono humorístico! 

Uno se enamora cuando se enamora... y a veces sin darse cuenta. 

No deseo enrollarme. Deseo que la veáis. Si no es por el corte romántico u cómico, que sea para enamoraros de Irlanda como yo llevo toda la vida...

Este colibrí os manda un saludo con el grito de Erin go bragh! 



RA



martes, 27 de junio de 2017

~ Miscelánea ~

★ Ana Álvarez ★



~ Sinopsis ~

Para llegar al puesto de redactora en una editorial, además de profesional y vivir dedicada por entero al periodismo, Victoria ha tenido que ser muy estricta consigo misma y esconder sus encantos tras un elaborado disfraz. Ahora, tras años de duro trabajo y a base de mucho esfuerzo y sacrificio, está a punto de lograr la dirección de la nueva revista Miscelánea. Sin embargo, por imposición de su jefe, tiene que dirigir la publicación con Julio, un conocido millonario con fama de playboy y el tipo de hombre que ella aborrece por encima de todo. Desde el momento en el que se conocen se desata entre ambos una guerra sin cuartel en la que la rivalidad, las discrepancias, las arduas disputas... y la irresistible atracción mutua, van mucho más allá del terreno profesional.


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

~ Opinión y sensaciones personales ~

Según me chivan el histórico de Amazon y mis notas personales sobre las lecturas realizadas anualmente, leí esta historia por primera vez allá por diciembre de 2015, pero en aquel tiempo este proyecto de blog no era una realidad todavía y no pude dejar constancia de mi experiencia con esta novela. No obstante, y por suerte, fue elegida como última lectura de la temporada de la Tertulia Romántica Sevillana a la cual asisto y, con motivo de ello, he dado buena cuenta nuevamente de la historia que Miscelánea, de Ana Álvarez, encierra entre sus páginas, y ya os adelanto que la he disfrutado tanto o más que la primera vez, que ya fue bastante, podéis creerme.

Sin spoilear más de lo que la sinopsis nos desvela, comentaros que Miscelánea es una historia contada en clave de humor donde se plasman las aventuras y desventuras de la aparentemente estirada, cuadriculada y desprovista de cualquier tipo de hipocresía y diplomacia, Victoria y del aparentemente mujeriego, vividor, pícaro y niño de papá, Julio, cuando por los designios del caprichoso destino se ven obligados a tener que trabajar codo con codo por pura imposición. La novela plasma de manera magistral la sucesión de situaciones en las que los protagonistas se van a ver envueltos así como la evolución que van a ir teniendo los citados personajes, los cuales sin perder un ápice de la esencia que muestran en un principio, sí se verán afectados por la presencia del otro a diario en sus vidas, teniendo que asimilar el "pequeño" contratiempo que para ambos significa esa imprevista novedad. Eso sí, a priori, ninguno de los dos contempla siquiera renunciar a sus objetivos pero... ¿podrán aguantar mucho tiempo con la tensión sexual que conllevará esa situación? ¿Quién ganará el pulso...?


Collage realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Y como os adelantaba anteriormente, me ha gustado mucho pues, al igual que hay lecturas que detectas que no llegan en el mejor momento y las lees a desgana o incluso te ves obligada a posponer para otra ocasión más óptima, afortunadamente, también las hay que llegan en el momento más idóneo posible y que consiguen mejorar el estado de ánimo de aquel que tiene la suerte de hallarse con ella entre las manos. Y justo eso es lo que me ha pasado a mí con esta novela: llegó cuando debía. Pero ojo, no creáis que os la recomiendo exclusivamente por eso, en absoluto; os la recomiendo porque es una historia fantástica, porque es tan divertida que en ocasiones terminará sacándote la carcajada más sonora y te hará pensar ¿pero cómo se le ha podio ocurrir esto a la autora?, porque es dinámica, tanto que te leerás casi quinientas páginas sin darte cuenta siquiera, porque está tan bien desarrollada y la autora ha tenido tal habilidad a la hora de hacerlo que no podrás dejar de avanzar queriendo leer más y más, porque no se hace monótona ni decae en ningún momento manteniendo al lector con la expectativa al alza de principio a fin, porque tiene unos geniales personajes que te atraparán, la una por cuadriculada y el otro por persistente (y perfecto, ¡porque a Julio podríamos considerarlo perfecto, ainsss!), con una guerra de voluntades y unos tiras y aflojas muy bien resueltos que producen verdadero disfrute a cada página que pasa, porque está muy bien hilada resultando muy coherente todo lo que se va desarrollando en la trama dejando al lector satisfecho y sin sensación de que hayan quedado temas sin resolución. Porque tiene la dosis perfecta de contenido de alto voltaje, no resultando ni excesiva ni insuficiente y estando, además, muy bien relatada, con gusto pero sin ñoñerías. Y sobre todo, porque es de esas novelas que cuando terminas de leerlas te sacan dos suspiros, uno de penita porque se acabó lo que se daba, y otro de satisfacción por haber resultado una buena elección de lectura y, por ende, tener la sensación de haber dedicado un valioso tiempo más que bien invertido en una historia que se lo merecía.

Resumiendo, que si buscas una lectura romántica pero sin caer en el pasteleo, divertida, ágil, sin complicaciones pero con un argumento interesante, que te haga olvidar los calores veraniegos y te aporte ratos de buena lectura, sin duda alguna, Miscelánea de Ana Álvarez sería una candidata más que perfecta a temer en cuenta por cumplir con creces todos esos requisitos. Y, por todo ello, esta humilde novelera te la recomienda muy mucho.

Como siempre, mil gracias por dedicar unos valiosos minutos de tu tiempo a pasar por aquí y dejar tus impresiones.

Feliz lectura, noveleros ♡



Val
  


~ SADECE SEN ~

★ Solo tú ★



Ayer descubrí una joya. Tengo entendido que es solo una versión turca de las dos existentes sobre un film coreano de 2011. También he leído que ésta es magnífica en comparación con la hermosura que ya se entrevé en las otras. Y aun sin saber cómo han podido desarrollarse éstas, no me tiembla la voz al afirmar que, probablemente, las opiniones no se equivoquen. Es la historia de un ex boxeador que sobrevive atormentado por un oscuro pasado con el que intenta lidiar, una joven teleoperadora ciega y un romance que, para mí, no conoce de grandes precedentes.
Es una joya. Una auténtica y elocuente obra llena de belleza, de sensibilidad, de vida y de drama. Una película en el que el amor vuelve a verse embaucado por un caprichoso y aun así excéntrico destino en su vertiente más astuta, con unos personajes llenos de historia, de pasado y de ansias de futuro. Encarnados por actores que, claro, acostumbrados al mundo Hollywoodiense y demás, nos resultan totalmente desconocidos pero que consiguen abrirse hueco en nuestras vidas incluso a través de la propia pantalla. Ah… Parece mucho pero hablo totalmente en serio. Me he rendido ante el encanto natural de la preciosa actriz Belçim Bilgin y el atractivo del actor İbrahim Çelikkol. Y para quien se pregunte cómo y dónde poder disfrutar de este tesoro cinematográfico de corte dramático y romántico, eh… ¡Netflix, personitas! ¡Netflix!

“Hazal (Belçim Bilgin), una mujer ciega de gran belleza, y Ali (Ibrahin Celikkol), un antiguo boxeador, comienzan una apasionada relación, pero el pasado de ambos les traerá inesperadas consecuencias que influirán en su destino” 
(FILMAFFINITY)



Sin desear romper con el maravilloso cosquilleo del descubrimiento, procedo a contaros, con mis propias palabras, la hermosa trama protagonizada por Hazal y Ali.

Ali, tras el pasado con el que intenta mantenerse a flote, se ocupa de un turno nocturno en un aparcamiento de veinticuatro horas mientras que de día reparte agua. Allí, una noche, conoce a Hazal, quien, acostumbrada a pasar un tiempo con su tío en aquel mismo puesto de trabajo, es sorprendida por la presencia del desconocido. Éste, para su sorpresa, con quizá cierta condescendencia, le propone llevar a cabo esa misma actividad nocturna que compartía con su tío y que consiste en ver la televisión. Aunque Ali es un tipo poco hablador, Hazal es pura energía… Y como bien sabemos, la energía es capaz de accionar hasta el menor estímulo. Pronto los dos se verán atraídos el uno hacia el otro como si de un magnetismo entre dos polos se tratara. Y cada uno representará, en la vida del otro, esa recompensa que nunca creyeron merecer. No obstante, como el resumen de FILMAFFINITY dejaba caer, el pasado de ambos tiene un precio que pagan con cada día sin saber que, quizá, ya han consumado la deuda. O que pueden saldarla en formas que nunca imaginaron.




A mí me ha enamorado todo. Absolutamente todo. Desde la personalidad de los personajes, pasando por los irremediablemente bonitos paisajes mediterráneos, recorriendo el drama de un carácter marcado por el conflicto interno hasta la caída libre al amor sincero, desinteresado y natural que brota entre dos almas individuales que sanan la otra sin vergüenza. El diálogo y la cantidad de detalles visuales a los que nos vemos arrastrados son sencillamente sublimes. La banda sonora acompaña la historia de la mano, envolviéndola para entregarle un distintivo e intenso matiz soñador. Porque la historia de Ali y Hazal es la historia de amor con la que se sueña en la adversidad, en una oscuridad que no imaginamos pero que nace en una gran y extensa imaginación. Sin necesidad de grandes personajes secundarios, sin necesidad de situaciones extremas que capten la atención visual del espectador… Únicamente, y como tanto me fascina, la presencia de dos seres descubriéndose y hallando la pieza que nunca creyeron perdida pero que siempre supieron que faltaba. Esa pieza que deja el puzle incompleto. Y estoy de acuerdo que la felicidad nunca debe depender más que de uno mismo, pero, en mi humilde opinión —y yo lo sé bien—, las alas son, muy a menudo, el regalo de otra persona. Unas alas que te hacen volar bien alto incluso cuando crees que no eres capaz de despegar las patitas del suelo…




Es que no os quiero decir más. Me pesa porque, en realidad, si por mí fuera, me encantaría comentaros una infinidad de detalles que me han tenido con el corazón encogido, una débil sonrisa en los labios o unas cuántas lágrimas en los ojos. Podría pasarme largos minutos, sino horas, hablando de ello, pero eso sí es destriparos la magia de una historia que me ha cautivado y en la que, irremediablemente, seguro, veréis pequeñas similitudes con varias historias que ya han sido plasmadas en televisión o novelas. El arte, sin embargo, es eso. Al menos en parte. Tomar una creación y darle una vida propia, distinta, cambiante. Y aun sin haber visto la versión coreana, —la original—, sé que no podría llegar a gustarme tanto.



Me quedo con tantas cosas…
Me quedo con la expresividad de Ali y esos detalles que delatan, desde el primer momento, el sentimiento que le embarga respecto a la presencia de esa hermosa, divertida y carismática Hazal.
Me quedo con la visión positiva, jovial y con sed de vida de Hazal.
Me quedo con las conversaciones, los silencios y la pasión de dos personajes que, para mí, se convierten en inolvidables. De hecho, están en la lista de mi corazón. Ahí. Bien marcados y remarcados.
Me quedo con la música, con la sensibilidad proyectada en cada imagen. También con la inteligencia y el dolor que se atraviesa.

Si con esto no consigo animaros a darle una oportunidad a esta bonita obra… ¡es una pena porque os perderéis una hermosa historia!

Entre suspiros de amor, ganas de volver a verla y dejarme envolver por Hazal y Ali, me despido, sacudiendo vagamente mi alita derecha.


~ Ra ~






jueves, 15 de junio de 2017

~ Bilogía Daniela ~

~ Fuimos un invierno ~ Fuiste mi Verano ~
★ Neïra ★
 

~ Sinopsis ~

Fuimos un invierno:

 Daniela tenía la vida que creía desear: un trabajo que pagaba las facturas, una relación modélica y una amiga íntima. Una estabilidad que la hacía feliz. Sin embargo, en ocasiones y cuando menos lo esperamos, la vida da giros inesperados y la suya dio uno que nunca se hubiera imaginado.
¿Qué pasa cuando todo en lo que crees se desvanece? ¿Qué ocurre cuando de repente no sabes adónde dirigir tus pasos? ¿Qué puedes hacer cuando estás tan perdida que lo único que quieres es agarrarte a lo que sea para mantenerte a flote?
Un accidente de coche, un chico de ceño fruncido y patillas, y una larga lista de casualidades llevaron a Daniela de la mano hacia una nueva vida, pero… ¿estaba ella preparada para ese viaje o quizá primero necesitaba reconciliarse consigo misma? 
Una novela divertida, intensa, tierna y a veces dura, sobre la decepción, la venganza, la traición, las inseguridades y los miedos, pero también sobre la amistad, sobre el amor, sobre las segundas oportunidades y, por encima de todo, sobre la superación y el crecimiento personal. 
¿A qué esperas para adentrarte en el mundo de Daniela?

Fuiste mi verano:

La vida de Daniela ha dado un giro completo en los últimos meses, un cambio radical al que, inevitablemente, tiene que adaptarse. Si echa la vista atrás, todo es diferente. Martín y Nieves ya forman parte de su pasado, un pasado que siente muy lejano. Pero no solo ellos han desaparecido de su vida, sino que Luca, el mismo chico que fue para ella una balsa a la que aferrarse con fuerza para no ahogarse, también lo ha hecho y Daniela se ve obligada a aprender a caminar sola.
Lo que pasa es que, en ocasiones, el azar hace de las suyas y se inmiscuye en ese camino, haciendo que nos crucemos con personas que creímos que nunca regresarían. Y todo vuelve. Y de repente el camino es más pedregoso de lo que parecía. Y caerse es demasiado fácil. 
Daniela se enfrenta al presente con más cargas que nunca, con sentimientos que se le anudan en el estómago y que se esfuerza por esconder, con un pasado convertido en cicatriz, pero, pese a todo ello, con unas inmensas ganas de vivir, ser más ella misma que nunca y conseguir todo aquello que cree merecer.


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

~ Opinión y sensaciones personales ~

Pocas cosas más satisfactorias para los lectores que la maravillosa sensación de conformidad que aporta la arbitraria elección una buena historia; una historia que tras leer su última página te arranque una sonrisa sincera y un pellizquito en el alma. Y si a eso le sumamos que en lugar de ser un libro autoconclusivo como inicialmente creía, en realidad es una bilogía (cosa que desconocía al empezar a leer, ups… Sí, así soy yo de desastre… Pero me ha dado igual ya que, sí, he invertido algo más de tiempo en leerla, peeero también he disfrutado el doble), que era mi primera vez con la pluma de la autora, resultando muy grata y que, además, la inversión al ser autopublicada ha sido mínima, la sensación de satisfacción se eleva aún más si cabe. ¡Mucho, diría yo! Y justo esa es la lectura que hago tras mi reciente experiencia con la Bilogía Daniela, formada por Fuimos un Invierno y Fuiste mi verano, de la autora Andrea Longarela, conocida en RRSS como Neïra.

Como de costumbre en mí, sin spoilear demasiado sobre la historia en sí, ni pretender hacer mi particular sinopsis sobre los acontecimientos que se relatan en la novela, os diré que esta bilogía nos cuenta fundamentalmente la historia de Daniela y de Luca. Dos personajes que se conocen en un aciago día para Daniela y que, sin saberlo, será el inicio del fin para una importante etapa de su vida en la que, hasta ese momento creía que era feliz. Eso sí, todo final de una etapa es a su vez el comienzo de otra nueva que, aunque iniciemos con temor, puede también depararnos multitud de cosas que creíamos perdidas ya o que, incluso, desconocíamos anhelar. Porque, a veces, nos conformamos con lo que tenemos, y como no conocemos nada más allá de lo que a diario nos rodea, asumimos que con eso nos basta para ser felices. Para ser nosotros mismos. Para sentirnos completos. Pero no, eso no es siempre así. En ocasiones, el fin de algo, aunque no haya sido buscado por nosotros, nos quita la venda que nos mantenía los ojos cubiertos y que nos impedía ver con claridad que, en lo más profundo de nuestro ser, habíamos enterrado cosas que en su día fueron importantes y que con el paso de los años y las responsabilidades nos autoconvencimos de dejar pasar. De dejar de alimentar. De olvidar. Y algo así era lo que le venía ocurriendo a Daniela. Hasta que llegó el día que no esperaba. En el que todo salió mal. Hasta que apareció Luca. Luca. Con su particulares maneras. El que da imagen de una cosa pero realmente es otra muy distinta. Al que podía haber culpado de todos sus males. Que de hecho, en parte lo hizo. El que propició el desastre inicial que desencadenó el día negro en el que cambió todo. El que lo cambió todo. Pero… según dicen por ahí, lo importante no es como se inicia algo, sino más bien cómo termina… ¿no?

El conjunto de Fuimos un Invierno y Fuiste mi verano, es una historia de sentimientos, de multitud de ellos, que nos cuenta las dificultades de dos personas que, habiéndose conocido en unas circunstancias algo delicadas, por las casualidades de la vida, parecen destinadas a encontrarse una y otra vez, convirtiéndose en algo así como la tabla de salvación del otro en ciertos momentos en que, por sus particulares realidades, nadie daba cobertura a sus necesidades más introspectivas y elementales. Nos cuenta, además que, cuando la vida nos cambia tanto de un día para otro, todos necesitamos un hombro en el llorar o quejarse o patalear o cualquier cosa que nos sirva de ancla a una existencia que se nos escapa de las manos haciéndonos sentir perdidos, desubicados, descolocados. Y además de un hombro, una mano que tire de nosotros para descubrirnos que cada uno pasa como puede y sabe su periodo duelo pero que, además de llorar las penas y sacar afuera todo lo que nos ahoga, hay que seguir adelante, hay que reinventarse cada día y hay que vivir. Un hombro, una mano y unos brazos que nos sostengan firmes cuando amaguemos con rendirnos, con tirar la toalla, con dejarnos vencer. Unos brazos que no nos haga sentir solos, perdidos, insignificantes. Que nos demuestren lo mucho que valemos y que otros no supieron ver. Y que nos den calor. Unos brazos que se parezcan mucho a lo que siempre pensamos que sería nuestro hogar en el mundo. Ese que absolutamente todos ansiamos encontrar.

¿Pero qué ocurre cuando empiezas a sentir que ese hogar en el mundo te lo  proporcionan los brazos equivocados? ¿Qué hacer cuando la furia y el dolor que llevas dentro solo encuentran calma entre esos brazos que nunca te prometieron nada? ¿Cómo sentirse cuando las palabras dictan una cosa y los actos demuestran otras? ¿Cómo gestiona el poseedor de esos brazos que la situación se le va de las manos y no sabe cómo enfrentarse a ella? ¿Realmente, como dicen por ahí, un clavo saca a otro clavo? ¿Cómo seguir adelante si a quien queremos y necesitamos a nuestro lado, somos incapaces de perdonarle determinados errores? Ufff, yo ya sé todas las respuestas a estas preguntas... ¿Os vais a quedar con las ganas de saber más vosotros? ¡Yo no podría! ;)

Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Y hablando ya de mis impresiones en sí, de lo que a mí personalmente me ha transmitido esta historia, no puedo más que decir que me ha encantado, que ha sido un muy buen comienzo en lo que a la primera lectura de la obra de esta autora por mi parte se refiere, que me ha gustado mucho el esquema que sigue la trama, así como la evolución que se percibe tanto en la situación en sí como en el crecimiento personal que experimentan los personajes. Personajes que me han convencido por su humanidad, por su natural simpatía, por tu inevitable tendencia a encaminarse hacia la debacle emocional por muy claro que tengan que ciertos límites no se deben sobrepasar... Pero es que hay ocasiones en los que cabeza y corazón no se ponen de acuerdo, haciendo a su vez que se genere una relación algo tóxica que lleva y trae a Daniela y Luca de cabeza y que a nosotros los lectores nos hará disfrutar de lo lindo con sus idas y venidas y con sus nicontigonisintitienenmismalesremedio. Porque, seh, admitámoslo, somos así, algo masocas y nos mola que los personajes sufran un poquiiito... Eso sí, siempre y cuando tengamos la esperanza de que la cosa terminará bien, of course... ¡que para eso leemos romántica! Y hablando de personajes, no podemos dejar de citar que la bilogía cuenta con unos secundarios muy bien currados, que aportan mucho juego y frescura a la historia, acompañando a los protagonistas en todos los momentos importantes en los que necesitan consuelo extra y sin los que, sin duda, el disfrute no hubiera sido el mismo, como por ejemplo en el caso de Marina, "Marinica" para los amigos, Damián, "El Rojo", o esa madre que siempre parece estar en contra de todo, pero que a la hora de la verdad, siempre se puede contar con ella.

Por último, pero no por ello menos importante, y al margen de la historia en sí, os confieso que he quedado muy gratamente sorprendida con la pluma de esta autora que era desconocida para mí hasta el momento, pues me han conquistado sus formas, su manera limpia y fluida de contar las aventuras y desventuras sentimentales a las que los personajes han de enfrentarse, el modo en el que ha dotado a cada uno de ellos de su particular personalidad y argumentos para actuar de una u otra manera, su habilidad para plasmar la multitud de sentimientos a los que se ven sometidos tanto Daniela como Luca y lo bien reflejados que están, ya sean temores, anhelos, deseos, impotencias, miedos, venganzas afectivas, esperanzas y todo aquello con lo cual la pluma de la autora ha querido revestir la historia de este amor. Y no mentiré, creo que en ese aspecto, influyen y se dejan entrever los estudios de psicología que la autora nos confiesa tener en el apartado agradecimientos y que avalan a la perfección la riqueza en matices que tiene los personajes, así como los entresijos emocionales y los debates interiores a los que se ven sometidos. Y no os mentiré, ¡yo eso lo disfruto muchísimo!

En definitiva, que si vais buscando una historia romántica e intensa donde lo que primen sean los sentimientos, cargada de situaciones reales como la vida misma y que cualquiera de nosotros podríamos experimentar en primera persona, con refrescantes toques de humor, con un contenido íntimo y calentito bastante presente y agradable de leer, y con unos personajes que irremediablemente se harán con un trocito de tu corazón, sin lugar a dudas, dale una oportunidad a esta historia que engloba todo eso y mucho más. ¡A mí me ha encantado y la recomiendo sin lugar a dudas!

Por tanto, si en algún momento os animáis, os invito a después pasar por aquí y que me contéis vuestras impresiones, ya que me encantará conocerlas.

Mil gracias por dedicar unos instantes de vuestro valioso tiempo a pasar por mi humilde rinconcito y...

Feliz lectura ♡



Val



Puedes adquirir la novela en versión digital aquí y aquí.
Perfil de la autora en Facebook y más información sobre sus trabajos aquí.

miércoles, 17 de mayo de 2017

~ Tuareg ~

★ Elena Garquin ★



~ Sinopsis ~

El Sáhara, 1890.
Cuando Beatriz Ayala vuelve en sí, después de estar a punto de morir en el desierto, tiene una sola idea en la cabeza: regresar a su hogar en España, del que fue brutalmente arrancada para ser vendida como esclava.
Nada ni nadie va a impedírselo. Ni siquiera Tahir Abdul-Azim, el poderoso líder tuareg que la ha salvado de las garras de la muerte, tan atractivo e imponente que despierta en ella un fulgurante deseo imposible de dominar.
Pero él no parece opinar lo mismo. Tahir vive para su pueblo, y está dispuesto a cualquier sacrificio por él. Sobre todo si ese sacrificio incluye hacerse cargo de una hermosa y testaruda mujer por la que se siente irremediablemente atraído. Consciente de que pertenecen a mundos totalmente opuestos, pero dispuesto a vencer su carácter obstinado para convertirse en el amo de toda su pasión, la acepta como huésped. Iniciarán así una aventura, en un paraje asolado por las luchas internas de poder y los efectos devastadores de la colonización, donde Beatriz será capaz de sortear toda clase de peligros, excepto uno: resistirse al oscuro embrujo del hombre que la protegerá con su vida, irrumpiendo con fuerza en su corazón.


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.


~ Opinión y sensaciones personales de Val ~


Veníamos intentando, mi querida malagueña Vero Gallego y yo, hacer una una lectura conjunta desde hacía bastante ya y, por unas cosas u otras (incluido un intento anterior con otra historia que terminó siendo un poco fallido) no habíamos podido realizarla hasta que hace unas semanas pillamos al toro por los cuernos y dijimos ¡Ahora!, embarcándonos en esta experiencia de leer y comentar la misma historia que, por cierto, no será la última vez ¡sin duda!

Y el caso es que cuando nos pusimos a barajar títulos y este surgió entre los candidatos, rápidamente escaló posiciones ya que, además de tenerla pendiente ambas, no conocíamos la pluma de su autora ninguna de las dos, cosa que declinó la balanza definitivamente a que la historia elegida para esta lectura conjunta fuera Tuareg, ya que teníamos interés por conocer por fin esta historia de la que bastante se había hablado y que había recopilado muy buena crítica.

Pues bien, una vez finalizada la lectura, y con las distintas sensaciones ocasionadas en mí, bullendo todavía en mi interior, os diré que tengo el corazón algo dividido al respecto del grado de convencimiento que la historia de Beatriz y Tahir han causado en mí. Es una historia que reúne un montón de requisitos de los que son muy apreciados por la mayoría de lectores/as, pues contiene erotismo, amor, aventura, acción, secretos, conflictos, dificultades y largo etcétera de cosas más que valoro muy positivamente y, a decir verdad, no os puedo decir que no me haya gustado, porque no ha sido así, ya que ha tenido varias partes, como el inicio y el final donde tiene más presencia la parte aventurera de la historia, en las que el esquema planteado por la autora consiguió suscitar mi interés y mantener mi atención al alza a la expectativa ver cómo se irían desarrollando los acontecimientos. No obstante, tengo que admitir que hay algo de mucho peso en la historia que, lamentablemente, no me ha conseguido conectar conmigo (o yo con ello, más probablemente) y es justo la parte romántica de la novela, pues no he conseguido empatizar con los personajes protagonistas y el progreso de su relación, que para mi personal gusto peca de demasiados clichés del tipo chico prepotente, a la vez que irresistible, dominante en exceso que siempre sabe lo que la chica desea antes incluso que ella misma  vs  chica cabezota y testaruda con una fuerte personalidad extremadamente adelantada a su tiempo y que pretende mostrarse firme delante de él pero que a la primera caidita de ojos que le hace el muchacho ya la tiene rendida y loquita por sus huesos, y con demasiados tiras y aflojas (y eso que normalmente yo soy una fiel defensora de ellos) donde todo se desarrolla bastante rápido, careciendo para mi gusto del tempo necesario para que la relación entre ellos se forjara un poco más a fuego lento pudiendo paladear más pausadamente todos eso detalles que van surgiendo poco a poco entre los personajes mientras estos nos van contando su historia. Y eso no quiere decir que no tenga momentos bonitos, en absoluto pues sí que los hay, solo que van de la mano de la parte más erótica/sensual, que me seduce menos, en lugar que de la sentimental que es la que normalmente se gana mis suspiros acompañados de revoloteo mariposil.

Eso sí, al margen de todo ello, no quiero desmerecer en absoluto el trabajo que hay entre las páginas de esta historia y que se aprecia en multitud de aspectos que estoy segura que harán las delicias de un montón de seguidores de la romántica adulta, pues además de una historia bastante pasional, podemos encontrar algo a lo que le doy mucho valor y es a la pluralidad cultural que nos ofrece, transportándonos a un mundo completamente distinto al nuestro, con tradiciones y costumbres diametralmente opuestas a las que conocemos y practicamos, su jerga, y donde la opulencia de lo material carece de valor dando mucha más importancia a los valores éticos fomentados por el citado pueblo nómada que da título a esta obra: los Tuareg. También cabe señalar que la pluma de su autora, Elena Garquin, resulta bastante fluida, con un relato ágil, de fácil comprensión, con interesantes y divertidos diálogos en muchas ocasiones, descriptiva en justa medida favoreciendo con ello un óptimo progreso de lectura que anima a avanzar en la lectura, aunque a veces, me pareció que ponía demasiado énfasis y reiteración en la recreación de cierta parte del cuerpo femenino a la que se hizo tantas veces alusión que terminó por causarme gracia. Y, aun no siendo yo nada melindrosa, lo lamento pero ¡el momento dátil no me gustó nada! jajjajaja

En cualquier caso, y al margen de estas pinceladas que no empastaron con mis preferencias particulares, he de indicar que se trata de una obra interesante y entretenida que, como ya ha demostrado, cuenta con el beneplácito de muchos lectores y que puedo recomendar a todo aquel que vaya buscando encontrar todas esas características que han quedado expuestas a lo largo de esta opinión.

Y, personalmente, haré por seguir conociendo más adelante la pluma de Elena Garquin, ya que tiene otras obras que suscitan mi interés, especialmente Tiempo de Promesas, y que percibo que es una historia que promete mucho y que estaré encantada de desgranar en su momento.

Ahora os dejo con la opinión de mi querida y preciosa malagueña, Vero, con la que, insisto, ha sido una delicia compartir la experiencia. Y como siempre, ¡mil gracias por dedicar unos minutos para pasar por aquí!


Val 


Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.


~ Opinión y sensaciones personales de Vero ~


Por fin después de tanto tiempo tratando mi novelera y yo de buscar un libro para una lectura conjunta, dimos con él. Es una experiencia que nunca había realizado y fue un verdadero placer llevarla a cabo y que mejor que con ella!

El libro que elegimos para ello fue “Tuareg” de Elena Garquin, una escritora que no habíamos leído y un libro, al cual ambas le teníamos ganas, ya que habíamos leído muy buenas críticas acerca de él.
“Tuareg” es una historia que se desarrolla en Egipto en 1890 y la escritora sabe muy bien como situarnos describiendo los diferentes paisajes, conociendo sus costumbres y vocabulario.

Pero vamos a lo principal que son los protagonistas: Beatriz y Tahir, dos personajes que pertenecen a mundos diferentes pero que debido a unas circunstancias se conocen. Beatriz, una joven que vive en España y Tahir, un joven que es “amenokal” (jefe) de su tribu targuí. Tanto ella como él tienen caracteres fuertes, lo que provoca diversos enfrentamientos. La relación de ambos en mi opinión se comienza a ver más como una atracción física que romántica. Si me gustó que el encuentro de ambos fuera al principio de la historia porque no soporto cuando pasan capítulos y capítulos y estás deseando ya el encuentro. “Tuareg” se centra bastante en los protagonistas aunque también tiene muy buenos secundarios como el pequeño Obeid (que me parecía muy tierna la relación que tenía con Tahir), Gulnar, Raissa y el malo malvado Arslam.

Los puntos fuertes que destacaría de “Tuareg” (sin hacer spoiler, ya que como no me gusta que me los hagan porque le quita la emoción) serían los secretos que vamos descubriendo a lo largo de toda la trama y comprobamos como Bea se adapta a los tuareg, a quienes al principio culpa de su situación. Además, al final hay un momento que fue muy bonito donde Tahir demostró su amor por Beatriz.

Es bueno centrarse en los protagonistas pero creo que la escritora debió de haber “explotado” más la enemistad que tienen Tahir y Arslam desde el principio y no esperar tanto al encuentro. Cuando leo historias románticas busco el desarrollo de la relación principal pero las historias secundarias siempre son un aliciente para mí para seguir enganchada.

En resumen, Elena Garquin te transporta muy bien al mundo tuareg, tanto en descripción como conociendo vocabulario, a través de Tahir y Beatriz. Creo que es el primer libro de ella y chapó porque documentarse sobre ello y plasmarlo tiene su trabajo y ella ha conseguido una estupenda historia aunque no voy a engañar que “Tuareg” no logró atraparme pero disfruté intercambiando impresiones con mi sevillana. Pienso que quizás fueron las altas expectativas que tenía puesto en el libro a causa de sus buenas críticas. ¡Para gustos los colores!

¡Qué difícil ha sido hacer mi reseña! Adoro leer y me encanta crear historias pero en mi cabeza porque plasmarlo me resulta complicado, por eso valoro tanto el trabajo de los escritores/as, pero he disfrutado bastante compartiendo percepciones, opiniones sobre el libro con la novelera. ¡Espero que no sea la última! Lo que ha unido la lectura que no lo separe la distancia! ;)


Vero 




Booktrailer de la novela aquí.
Puedes adquirir la novela en versión digital aquí.
Perfil de la autora en Facebook y más información sobre sus trabajos aquí.

miércoles, 19 de abril de 2017

~ Querido señor Daniels ~

★ Brittainy C. Cherry ★


~ Sinopsis ~

Ashlyn Jennings es una estudiante modelo. Adora leer, especialmente las tragedias de Shakespeare, en las que busca respuestas a las dudas que la vida le plantea. Ahora, después de haber perdido a su hermana gemela y con su madre sumida en una depresión, se ve obligada a trasladarse e irse a vivir con su padre y su nueva familia a Wisconsin. Allí conoce por casualidad a Daniel Daniels, un hombre roto. Él ha sufrido dos grandes pérdidas en su vida y está tratando de superar el golpe, pero cuando conoce a Ashlyn hay algo que va más allá de las leyes de la química. Ambos quieren olvidar el dolor de sus vidas, hasta que un día se encuentran en la escuela, él como profesor y ella como alumna.



~ Opinión y sensaciones personales ~

Mmm, siento que tengo muchas cosas que decir tras terminar esta lectura y casi que no sé por dónde empezar... Así que como me suele decir alguien a quien estimo mucho, empezaré por el principio.

Y el principio es que supe de esta novela cuando me puse a investigar sobre su autora, Brittainy C. Cherry, tras leer su anterior trabajo El aire que respira y que, cómo ya sabréis lo/as que me conocéis o pasáis por aquí de vez en cuando, me encantó y se convirtió en una de mis lecturas favoritas (si no la que más) del pasado año (o incluso más…). Y claro está, tras encontrar una pluma que me había tocado tantísimo el alma, quise conocer más sobre su obra y ahí fue donde apareció este título, Querido señor Daniels. Total, que viendo lo que costaba la versión digital cuando yo lo consulté (¡diez pavazos de nada!), decidí pedírselo a los Reyes Magos para que por un poco más me lo trajeran directamente en papel. Y como se ve que fui, ejem, súper buena, pues me lo trajeron, ¡weeeeee!

La cuestión es que, casualmente, más o menos por la mismas fechas fue la lectura que se determinó realizar dentro del apartado New Adult en la Tertulia Romántica Sevillana, a la que acudo cuando mis obligaciones laborales me lo permiten, para el pasado mes de marzo, coincidencia que me pareció perfecta para planear su lectura en torno a esas fechas y, cómo se suele decir, matar dos pájaros de un tiro. ¡Aunque me mordí muchas veces las uñas queriendo pillarlo por banda antes de tiempo! Pero bueno, conseguí ir leyéndolo poco a poco para que más o menos todo coincidiera en el mismo lapso de tiempo y llegar con el material fresco en la memoria a la citada reunión lectora que tiene lugar en la Casa del Libro.

Y el caso es que os confesaré que sigo teniendo una sensación un poco contradictoria respecto a lo de las etiquetas que se le ponen a algunos libros, como es el caso, en plan New Adult, Young Adult, etc, etc, ya que en principio esto es algo que me repele, detesto todo lo que huele a etiquetas, pues siempre he leído y me he dejado guiar para elegir mis lecturas por la trama que me ofrezcan las sinopsis muy independientemente de la edad que tengan sus personajes. Si la historia es buena ¿qué más da 17 que 52? Digo yo, vaya... Pero, por supuesto, tal y como se suele decir “para gustos colores”. Y la cuestión es que cuando leí esta sinopsis me resultó muy atrayente porque ¿a quién no le gusta ese rollito prohibido profe-alumna? ¡No mintáis, petardas, que eso nos mola a la mayoría! Jijiijiii

Bien, pues ya inmersa en la lectura, las expectativas por mi parte estaban muy elevadas por el alto listón que la propia autora había dejado en mí anteriormente, como ya dije al inicio de esta entrada, pero tampoco quería ser injusta y andar comparando todo al milímetro con su otro y maravilloso trabajo pues, conociéndome como me conozco, eso iba a resultar nefasto y flaco favor le iba a hacer a esta historia, de modo que intenté aislar mis pensamientos de todo lo anterior y me centré exclusivamente en intentar conocer la historia de Ashlyn y Daniel. O, mejor dicho, lo que yo creía que era exclusivamente la historia de Ashlyn y Daniel, pero que después descubrí gratamente que también era la historia de Gabby, la de Ryan (del cual me declaro total, completa y absolutamente enamorada y maravillada con su personaje), la de Haley, la de Henry, la de Jace, la de Jake y la de varios personajes más que aun siendo secundarios han dotado a esta historia de un plus inigualable, elevándola de historia únicamente romántica a historia romántica donde, además, se da importancia en mayúsculas a la amistad entre unos personajes que, por muy distintas circunstancias, se sienten rotos, desmadejados, desubicados y por momentos solos, muy solos. Y eso a esta novelera le ha tocado bastante su sensible y emotivo corazoncito y le recordó por momentos, y en lo referente a la amistad entre algunos de los personajes, a la preciosa historia Las ventajas de ser un marginado, pues al igual que en dicha historia, refleja fielmente y de manera bien planteada, esa problemática a la que se enfrentan algunos adolescentes o los jóvenes adultos (si acaso cabe tal expresión) que se saben distintos al resto y por consiguiente, habitualmente incomprendidos.


Y habiendo puntualizado eso, que personalmente considero importante, quede claro que Querido señor Daniels lo que nos cuenta principalmente es la historia de Ashlyn y Daniel, que sin spoilear nada más de lo que ya indica la sinopsis como es costumbre en mí, os diré que se trata de una historia de dos personas que se cruzan en el momento más oscuro y vulnerable de sus vidas y donde, contra todo pronóstico, cuando más incomprendidos e incluso abandonados se sienten por el resto del mundo, el destinos los hará cruzarse de bruces convirtiéndose en un inesperado rayo de cálida luz que arrojará algo de vida a las tinieblas que habitan en sus destrozados corazones. La historia de dos seres desencantados y golpeados por la vida que, desde el minuto uno, sienten que los une un vínculo que va más allá de lo que la lógica y el razonamiento les dicta y sin embargo se convierte en la respuesta mutua a las carencias y necesidades afectivas que ambos arrastran y que parece que nadie de su entorno consigue llenar y, por ende, la repuesta a unas plegarias silenciosas que nadie parecía escuchar. Porque hay determinados momentos en los que tan solo alguien que ha experimentado en primera persona el mismo dolor que tú es capaz de entenderte.

¿Pero qué ocurre cuando tras encontrar todo eso se descubre que existe una barrera infranqueable que impide que se materialicen todas esas las expectativas, borrando de un plumazo todo atisbo de esperanza? ¿Qué sucede cuando de golpe te das cuenta que los sueños que habían dado aliento a tu alma adormecida y entumecida se desvanecen de un plumazo? ¿Qué se siente cuando se encuentra a la persona adecuada en el más inoportuno de los momentos? Pues si queréis conocer de primera mano todas las respuestas, no lo dudéis y dejaros llevar por la marea de sentimientos que se dan cita entre las páginas de esta historia y que darán respuesta a todas esas incógnitas.

Cómo ya me ocurrió en su anterior trabajo, me ha gustado mucho el trabajo de la autora a la hora de delinear y perfilar a cada uno de los personajes, pues todos ellos cuentan con distintas personalidades, resultando ricas en matices que dan lugar a identidades sumamente diversas que, a su vez, les aportan numerosas vivencias y, por ende, argumentos a la hora de plasmar las muy dispares situaciones que están experimentado cada uno de ellos. Y la complicidad; me ha gustado mucho también la complicidad que se percibe tanto los amantes como los amigos, pues le suma un plus a todas esas las relaciones haciendo que lo que lees te llegue un poquito más al corazoncito si cabe, ya que la autora nos plantea una historia cargada de sentimientos y situaciones complicadas donde unos personajes, en su mayoría demasiado jóvenes, tendrán que dejarse de las chiquillerías propias e implícitas en la adolescencia para dar un paso adelante y enfrentar la realidad de unas circunstancias y una vida adulta que se les viene encima de golpe y sin previo aviso.

Y aunque, probablemente, el peso de la historia y la protagonista indiscutible de la novela podríamos considerar a Ashlyn, no puedo dejar de citar que mis dos momentos favoritos de la historia vienen de la mano de Daniel, o lo que es lo mismo, el señor Daniels, y quiero dejar constancia porque fueron dos momentos que personalmente me dejaron sin aliento y que, curiosamente, son dos despedidas a las que tiene que enfrentarse, muy distintas entre sí y a las que, en ambas ocasiones decide hacerlo mediante carta/escrito, a los que posteriormente da voz y que consiguieron poner un nudo en mi garganta y lágrimas en mis ojos.

He de decir también que, curiosamente, cuando destripamos el libro en La Tertulia, y digo bien porque lo destripamos, ya en un plan más analítico y mirando con lupa toda la obra, encontramos algunas cosillas que consideramos podrían haber sido evitables, mejor rematadas o incluso alguna cosilla que a alguna de las asistentes no les convenció nada y que comentamos que podían haberse evitado. Pero claro, hay que dar por hecho que la autora quería contar esa historia en concreto y no otra, y como tal hay que respetarlo. No obstante, como no fue esa la personal sensación que yo tuve tras acabar mi lectura, no incidiré mucho en ello, dejando que cada uno de vosotros viva su propia experiencia lectora y llegue a sus particulares conclusiones (una a la que yo había llegado y que en la reunión se constató, es que esta historia, como suponíamos la mayoría, es anterior a la de El aire que respira, y lo cierto es que es algo apreciable y que hay que tener en cuenta a la hora de valorarla). Eso sí, desde aquí manifiesto nuevamente que, como siempre, fue un placer escudriñar y diseccionar poco a poco el libro y poner en común cada una de las distintas y valiosas opiniones que manifestaron todas las compis de Tertulia. ¡Y deseando repetir pronto!

Y a modo de resumen os diré que, en general, a mí lo que me gusta son las historias de sentimientos y Querido Señor Daniels, es una novela que me ha gustado y que he disfrutado bastante, pues contiene los requisitos necesarios para que servidora pueda quedar satisfecha con una historia; cuenta con personajes interesantes, currados en matices, con una trama trabajada, con buena dosis de drama, con grandes raciones de amor, con un relato agradable, fluido y con multitud de detalles y frases preciosas donde la autora hace gala de sus habilidades para plasmar los sentimientos y hacer con ello que se nos encoja el estómago y que nuestros corazoncitos noveleros mueran de amor. Y si a eso, como en este caso, le sumamos la referencia constante a la obra de Shakespeare, pues se convierte en un cóctel muy apetitoso.

¿Os la recomiendo por tanto? Sí, claro que sí, pues si como a mí os atrapan todas esas premisas, me atreveré a decir que quedareis satisfechos tras su lectura y lo considerareis un tiempo bien invertido.

Y cuando lo hagáis, pasad por aquí, y me contáis vuestros pareceres, ¡que me encantará conocerlos!

Como siempre, muchas gracias por dedicar unos instantes de vuestro valioso a pasar por el este humilde rinconcito.

Feliz lectura ♡



Val 



Podéis adquirir la novela en versión digital aquí.
Perfil del la autora en Facebook y más info sobre sus trabajos aquí.